Por una arquitectura cercana...

Paseando un día cualquiera…

…por las afueras de cualquier ciudad.

Nos encontramos edificios industriales abandonados o con reducido mantenimiento que están cubiertos con paneles de fibrocemento (comercialmente conocido como Uralita).

Se trata de unos paneles instalados principalmente como cubrición de naves a partir de la época de los 70 y que se utilizaba como un sistema barato y resistente.

El problema del fibrocemento está en el uso del amianto (asbesto) para reforzar el panel y darle flexibilidad y durabilidad. El amianto, como todos sabemos ahora, es un material cancerígeno que ha estado en muchos elementos a nuestro alrededor hasta su prohibición  total en 2001 de fabricar productos con este material.

Una cubierta con paneles de fibrocemento, bien conservados y sin deteriorar, no presenta riesgo para la salud de las personas puesto que es muy difícil que se desprendan partículas de amianto. Sólo si se manipula existe riesgo para la salud y por norma tiene que ser una empresa homologada la que realice el trabajo de desmontado, paletizado y reciclado del material.

Pero… en la foto que vemos el riesgo es y ha sido evidente, unos paneles totalmente deteriorados y rotos que han desprendido fibras de amianto y siguen haciéndolo, puesto que el material roto ha dejado a la intemperie las fibras de asbesto que arman los paneles.

En casos como estos, en los que tenemos una normativa que puede llevar a multar con cuantías considerables a una persona que manipule un único panel de 1 m2 de fibrocemento que tenga en su casa, la normativa se debería utilizar para realmente garantizar la seguridad de las personas actuando de oficio la autoridad competente y obligando al propietario a eliminar un riesgo para la salud tan evidente como este.

Referencias:

ASBESTO EN WIKIPEDIA

AMIANTO